“NO HAY NADA IMPOSIBLE, TODO TIENE SOLUCIÓN”

Federico es de esas personas que no pasan desapercibidas. Quizás sea por su caminar pausado, su sonrisa amigable o porque siempre tiene un tema de conversación. Llegó a LTC en agosto del año pasado. Realizó el Taller de Inteligencia Emocional, y actualmente está terminando el de Liderazgo, Negociación y Oratoria.
A sus 23 años empezó a capacitarse porque tal como nos cuenta, “no tenía trabajo y quería empezar a trabajar”. Siempre creyó que aprender sobre ventas y negociación le abriría muchos caminos y no se equivocó: actualmente es líder de un grupo de ventas de una importante marca de purificadores de agua.

“Desde que empecé a capacitarme, además de ampliar mi campo de conocimiento, aprendí a ser más versátil y multifacético, dos cosas muy importantes para trabajar en ventas y con un equipo a cargo”, afirma Federico.

Haberse capacitado en Inteligencia Emocional y conseguir trabajo lo llena de satisfacción. Pero la verdadera felicidad la encuentra en su crecimiento personal, porque aprendió que “no hay nada imposible y que todo tiene solución”.

El término Inteligencia Emocional se refiere a la capacidad de reconocer los propios sentimientos y los sentimientos de los demás,  a fin de relacionarnos cada ves mejor con nosotros mismos y con las personas de nuestro entorno, sea este laboral, familiar, social, etc. Para ello es necesario aprender a desarrollar una creciente sensación de bienestar, entusiasmo por la vida, creatividad, realización en las relaciones con los demás, satisfacción con nosotros mismos, auto motivación y paz interior.

Con este objetivo Federico trabajó teniendo en cuenta, sobre todo,  la experimentación y la comprensión de los fenómenos (situaciones vitales) que se viven en la vida cotidiana. Aprendió a manejar las tendencia a estresarse, tendencia común en nosotros, dado el estilo de vida que llevamos, basado en una cultura consumista, materialista y competitiva.

Para superar estos temas es fundamental sentar las bases para una comprensión profunda sobre nosotros mismos y la posibilidad de avanzar en el conocimiento y el aprendizaje interno, además de incorporar herramientas válidas para nuestra evolución y desarrollo.